El duelo es un proceso natural en el ser humano ante una pérdida, la más común es la de la muerte. Después de una muerte se entran por diferentes abusos.  Se separan en fases que son un proceso progresivo de gestión de pérdidas.

Cada persona vive su duelo de formas diferentes, y toda son válidas. Algunos lloran mucho, otros se deprimen inmediatamente, etc. De lo único que estamos seguros es que gracias al duelo podemos entender y superar la muerte de un ser querido de mejor forma.

A continuación, te hablaremos de las 4 principales fases del duelo, pero no siempre son las mismas o tienen el mismo orden:

Negación

Inmediatamente después de la muerte de un ser querido, el doliente está en estado de shock: no puede y no quiere creer lo que sucedió. Muchas personas se sienten aisladas e impotentes ante esta situación, incluso desesperadas. A menudo niegan su pérdida. Esta fase de duelo es el comienzo del proceso. Puede durar unas pocas horas, pero a menudo también días o varias semanas.

Enojo

En la segunda fase del duelo, surgen sentimientos de ira. Las personas suelen agredir o agredirse. Muchos dolientes también están plagados de sentimientos de culpa o la pregunta de por qué se les permite vivir mientras el ser querido ha tenido que morir. Dependiendo de cuán cercana sea la relación con el fallecido, esta fase puede llevar semanas, meses o incluso años. Las circunstancias de la muerte también pueden desempeñar un papel importante.

Negociación

En la tercera fase del duelo, hay una confrontación interna con el fallecido y su muerte: los dolientes buscan lugares de recuerdo, revisan fotos y mantienen diálogos silenciosos con el fallecido. Al despedirse deliberadamente, pueden procesar mejor la pérdida. Esta fase de duelo puede ser agradable, pero también muy dolorosa. Tiene una duración de semanas, meses o años.

Aceptación

En la última fase del dolor, la paz interior se establece gradualmente. El dolor queda atrás. El doliente ha aceptado la muerte del pariente y ahora puede comenzar a hacer nuevos planes y moldear su vida sin el difunto. La memoria, sin embargo, sigue siendo una parte importante.

Recuerda que no todos vivimos la muerte de un ser querido de la misma forma, pero sí todos podemos darle una despedida con respeto y amor. Llama al Funerales Santa Cecilia si necesitas de servicios funerarios.