De un tiempo para acá las cremaciones humanas se han popularizado como la mejor opción al decidir qué hacer cuando un familiar fallece. Al ser un proceso más rápido y económico los temas que lo impedían como la religión ya no resulta tan importante

Sin embargo, al ser una técnica relativamente nueva, es poco lo que se conoce respecto a todo este proceso; es por ello que a continuación te explicaremos lo que verdaderamente le ocurre al cuerpo humano al calcinarlo.

Preparación del cuerpo

Al morir, igual que en cualquier otro proceso el cuerpo debe ser preparado por lo que cualquier tipo de dispositivo médico metálico como marcapasos, empastes o tornillos retirados; de igual manera cualquier tipo de implante y todas las piezas de valor.

Temperatura

La cámara de cremación humana alcanza temperaturas entre 750ºC y 1.000ºC alimentado de diésel, gas natural o propano; sin embargo, solo puede entrar un cuerpo a la vez.

El cuerpo se introduce en la cámara de cremación dentro del ataúd combustible. La puerta solo se abre para introducir el cuerpo, con ello se consigue perder el mínimo calor interior posible.

El proceso

Primero el cuerpo y ataúd especial son expuestos a columnas de fuego. El ataúd arde primero, junto con el cuerpo, que evapora toda el agua restante.

Lo primero en desaparecer durante este proceso es el pelo y piel, seguido de los músculos y tejidos blandos, para finalizar con los huesos carbonizados.

Por su dureza, el fuego no podrá pulverizarlos por lo que estos deberán ser rotos manualmente con una herramienta especial. Todo este proceso dura entre 2 o 3 horas, todo dependerá del tamaño y peso del difunto, la temperatura de la cámara de cremación.

Enfriamiento de cenizas

Ya con el cuerpo en solo hueso y polvo se deja enfriar naturalmente, para después ser arrastrados sobre una bandeja imantada que evitará el paso de cualquier resto metálico que pudiera permanecer como tornillos quirúrgicos.

Pulverizar

Las piezas que continúen con un mayor tamaño serán metidas en una máquina que se asemeja a una licuadora y que ayudará a reducir a polvo como el resto del cuerpo.


Acércate con profesionales expertos en el proceso y que además de calidad y precio, te ofrecerán el trato más digno para tu familiar. En Funerales Santa Cecilia podremos ayudarte.